• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

AMIA/Atentado. El miércoles empieza el nuevo juicio a Telleldín por haber provisto la camioneta-bomba

06.05.2019 14:09  | 

Itongadol/AJN.- Catorce años y medio después de haber sido incorrectamente sobreseído por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 3, tal como lo resolvió la Corte Suprema de Justicia en mayo de 2009, el último poseedor conocido de la camioneta-bomba Trafic que explotó en la AMIA, Carlos Telleldín (foto), volverá a ser juzgado por su eventual responsabilidad como partícipe necesario del atentado todos los miércoles, a las 9.30 hs., desde esta semana.

Ya no estarán a cargo los jubilados Gerardo Larrambebere, Miguel Pons y Guillermo Gordo, sino que este nuevo debate, que se prevé durará otros dos o tres años, lo llevarán a cabo los actuales integrantes de ese cuerpo, Javier Ríos y Adrián Basso, junto con el juez sustituto Fernando Canero.

El proceso debió haber comenzado el 6 de marzo, pero su inicio fue postergado tras una presentación a último momento del titular de la Fiscalía General Nº 2 ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal, Abel Córdoba, quien dio cuenta -muy tardíamente- de que no podía hacerse cargo del mismo porque los miércoles actúa en otro juicio, por lo cual pidió que se cambiara el día de las audiencias o se le designara un reemplazante.

A mediados del mes pasado, los jueces comunicaron a la defensa de Telleldín y a las querellas que también actuarán como fiscales, en nombre de la unidad especializada, el supuestamente alejado Roberto Salum, Santiago Eyherabide y Santiago Roldán.

No se repetirá todo el juicio


Por lo pronto y dado que esta será una reedición parcial del debate sostenido a lo largo de 346 jornadas entre el 24 de septiembre de 2001 y el 2 del mismo mes de 2004, y resuelto el 29 de octubre, el tribunal decidió, al momento de proveer la prueba solicitada por las partes, el 14 de noviembre del año anterior, “adoptar criterios prácticos tendientes a evitar, al máximo posible, por un lado, la innecesaria y reiterada revictimización de los damnificados y/o sus familiares y allegados y, por otro, el dislate que significaría la íntegra repetición de un juicio válidamente cumplido”, que tuvo “más de un millar de testigos” y “fue registrado de modo audiovisual”, de modo que su cotejo está a disposición de la Fiscalía, la defensa y las querellas de la AMIA y la DAIA, Memoria Activa y otros familiares de víctimas.

Por ello se dará por reproducida toda la prueba vinculada con la mecánica del atentado y la recolección de evidencias y no se repetirán las declaraciones de unos trescientos vecinos y sobrevivientes, incluido el entonces intendente de la mutual, Aharón Edry, sobre quien Telleldín siembra dudas, y sobrevivientes, ya sean empleados de la AMIA y la DAIA o Rosa Montano, la mamá del niño Sebastián Barreiros, la víctima más joven; testigos que dijeron haber visto la camioneta, como María Nicolasa Romero y Carlos Heidenreich; ex o actuales dirigentes de ambas entidades, periodistas, rescatistas israelíes, bomberos, policías, espías, la ex pareja del imputado Sandra Petrucci, el polémico denunciante y ex prosecretario del destituido juez Juan José Galeano -recientemente condenado por su actuación en la causa- y espía policial Claudio Lifschitz, etc.

En tanto, un hecho simbólicamente relevante es que se ordenó agregar la partida de defunción de Augusto Jesús, la última víctima identificada.

Sobre testigos y pruebas


La excepción será el testimonio de un centenar de testigos solicitados para que se refieran “a la actividad desplegada por el imputado hasta el 10 de julio de 1994”, cuando Telleldín entregó el rodado, “y con posterioridad al trágico evento, los que serán convocados a la audiencia de debate” nuevamente o por primera vez.

Se trata de los propietarios de la camioneta cuyo motor fue hallado entre los escombros y del chasis donde falsamente se creía que se había colocado; personas que participaron en el derrotero posterior del primer rodado; ex policías; vecinos, socios, amigos, empleados y allegados a Telleldín, o interesados en comprarle el vehículo; su entonces concubina, la también condenada Ana Boragni, su ex pareja, algunos de sus hijos y periodistas que interactuaron con ella; el Ramón Martínez que inspiró al imputado a bautizar así al supuesto comprador de la Trafic; el hermano de Telleldín, Eduardo, y su mujer; el ex defensor del acusado, Gustavo Semorile, y su ex clienta y confidente de Boragni Miriam Salinas; un ex socio o testaferro del ex comisario Juan José Ribelli, absuelto como líder de la “conexión local” del ataque, etc., algunos de los cuales ya han fallecido.

En cambio, los jueces rechazaron decenas de testimoniales, como las del veedor del juicio anterior por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el jurista chileno Claudio Grossman; el ex defensor de Telleldín Víctor Stinfale, recientemente absuelto pese a que se quedó con parte de los 400.000 dólares de fondos reservados que la desaparecida Secretaría de Inteligencia del Estado le entregó a la mujer de su cliente; algunas víctimas que no expusieron en el debate anterior y quienes fueron allí sobreseídos; peritos; etc.

Y respecto de otros testigos -algunos, de identidad reservada-, documentación o medidas solicitadas, como la presencia ocasional de los restos de la Trafic, el tribunal resolverá en el curso del debate si son necesarios.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications