• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Reporte de Medio Oriente de AJN

02.12.2018 10:31  | 

Agencia AJN.- Por Roxana Levinson (Especial para AJN, desde Israel) La llegada de un avión de carga (civil) desde Teherán a Beirut que, según informes locales transportaba armas sofisticadas, coincide con un nuevo ataque atribuido a Israel en la zona. Todo parece indicar que Irán intenta reemplazar su presencia militar completa con una ventaja cualitativa en las armas y equipamiento que entrega a Hezbollah.
 
En el torbellino de noticias que generó el reporte sobre un supuesto nuevo ataque aéreo israelí en las afueras de Damasco se esconde un detalle revelador: la llegada de un vuelo de línea aérea iraní de pasajeros y carga Fars Air Qeshm a la ciudad de Beirut, capital del Líbano.
 
Diversos informes indican que el avión que aterrizó en la mañana de ayer en el Aeropuerto Rafik Hariri proveniente de Teherán transportaba armas sofisticadas destinadas a la organización terrorista chiita Hezbollah. Funcionarios estadounidens
 
Los israelíes sostienen, desde hace tiempo, que Irán utiliza líneas aéreas civiles para entregar a Hezbollah armamento o elementos que permitan mejorar la capacidad y precisión de las armas con las que cuenta.
 
El vuelo de ayer, con número de vuelo QFZ-9964 de Fars Air Qeshm partió desde Teherán poco después de las ocho de la mañana, sobrevoló Irak, el noroeste de Siria, y aterrizó en Beirut. Unas horas después el avión iraní voló a Qatar, para finalmente aterrizar en Teherán.
 
El representante especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, advirtió en las últimas horas que Washington tiene “evidencia de que Irán está ayudando a Hezbollah a construir instalaciones de producción de misiles” en el Líbano, sin dar más detalles. Estos dichos coinciden con las acusaciones que el primer ministro Netanyahu lanzó desde el estrado de la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, cuando mostró imágenes de  lo que describió como instalaciones de misiles de Hezbollah dentro de Beirut.
 
El Líbano no tiene un Gobierno establecido desde las elecciones de mayo pasado. Hezbollah boicotea este proceso y – más que de costumbre – no hay quien pueda limitar sus aspiraciones militares ni los riesgos y complicaciones que éstas le traen al país.
 
Cambio de estrategia
 
No es la primera vez que el nombre de la compañía aérea Fars Air Qeshm aparece ligado a incidentes y a informes de ataques israelíes contra envíos de armas desde Irán a Hezbollah en el Líbano y Siria.
 
A medida que comenzó a verse en el horizonte el final de la guerra civil siria, las milicias chiítas que Irán trajo desde Irak, Afganistán y Pakistán se convirtieron en una presencia no deseada, tanto para Rusia como para el régimen de Bashar al Assad.
 
Assad ya no desea en su territorio una presencia extranjera que atraiga los ataques militares de Israel y, junto con Rusia que desea ver ahora el fruto de su inversión, intenta comenzar la etapa de reconstrucción de un país del que han quedado sólo ruinas.
 
Expertos en la materia aseguran que Irán ha cambiado de estrategia: en lugar de una presencia militar completa – que incluya sus milicias y hombres de la Guardia Revolucionaria – la presencia iraní se basará en novedosos y sofisticados sistemas de armas y de inteligencia, que permitan la lucha contra Israel, pero sin llegar al enfrentamiento directo junto a las fronteras.
 
Se trataría de misiles balísticos, cohetes de precisión y equipamiento de defensa aérea, con los que Irán pretende limitar la capacidad operativa de la Fuerza Aérea Israelí en el espacio aéreo del Líbano y de Siria, además de infraestructura de inteligencia, para seguir de cerca todo lo que sucede en Israel.
 
Además, la presión a la cúpula militar iraní no solo proviene de factores regionales, de Israel y Estados Unidos. No todo el liderazgo conservador del país está convencido de que es necesario invertir cientos de millones de dólares para mantener otro ejército en Siria, mientras la economía iraní comienza a sentir el efecto de las nuevas sanciones norteamericanas, que se suman a las anteriores y repercuten en la vida cotidiana.
 
Por lo tanto, todo parece indicar que la Guardia Revolucionaria de Irán ha optado por “establecerse militarmente en Siria y Líbano” – en palabras del primer ministro Netanyahu – pero a través de armamento sofisticado, misiles balísticos, cohetes de precisión y equipos de defensa aérea, que permitan luchar contra Israel por intermedio de Hezbollah, y que reemplacen a sus bases militares, esas que las fuerzas israelíes han atacado y sin duda volverán a atacar.


 
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications