• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Centro Deportivo Israelita (CDI): carta de una participante de los JCC

17.08.2018 13:04  | 

 Itongadol.- Soy Zoe Massé Shine, tengo 14 años, soy nadadora y tuve la oportunidad de tener una experiencia inolvidable, gracias por ser parte de una comunidad como esta.

Quiero agradecer a mis padres por haberme dado esta oportunidad, en verdad es el mejor regalo que me han dado.

Desde el comienzo supe que iba a ser una experiencia dónde tendría anécdotas para contar; por las personas con las que iba a convivir, al igual que las personas que iba a conocer. Éramos seis niñas de natación del CDI: Nurit Pesel, Sharon Amiga, Shulamit Sacal, Ariana Gutiérrez, Shelly Nassi, y yo, Zoe Massé, quienes iban a esta competencia de JCC en Orange County, California. Tuvimos entrenamientos desde el comienzo del verano hasta la partida de los 56 niños que fueron a la competencia.

Honestamente, no conocía tan bien a todos aquellos compañeros con los que viajaba, y nunca pensé que algunos de esos compañeros se volverían como mis hermanos.

Un día antes de salir a California, nuestro entrenador, Guillermo Fragoso, también conocido como “Memo”, reunió a todas las niñas de natación para darnos una plática motivadora, de hacernos reconocer por todos nuestros logros y avances que tuvimos durante la temporada y durante todos los entrenamientos. Nos ayudó a todas a darnos cuenta cómo fue que al igual que él trató de motivarnos, también lo motivamos a él.

Al llegar a las instalaciones, me sorprendí por cada detalle que había; desde la alberca, la cual era más pequeña, hasta todos los salones que rodeaban las canchas y mesas. Ese mismo día d la llegada, todos estábamos cansados por habernos levantado tan temprano para tomar el vuelo, pero de alguna manera estábamos tan activos cuando llegamos. Probablemente fue por la emoción y la alegría que nos invadió. Las de natación sabíamos que teníamos que entrenar al llegar, para ver cómo se sentía el agua al estar en contacto con nuestro cuerpo. Poco después nos tuvimos que cambiar para formar parte de una actividad de convivencia con otras personas y otra actividad de Shabbat. Desde esa tarde, gracias a la actividad de convivencia, se comenzó a “crear” un grupo de amigas con las que sigo en contacto hasta el día de hoy. Las niñas eran muy diversas, distintas y cada quién de una parte distinta del mundo. Todas teníamos algo en común, eso era que todas siempre estábamos curiosas por saber más de la otra.

Ya más tarde ese día, nuestra familia quienes resultaban ser de Bolivia nos vinieron a recoger. Éramos 4 niñas quienes se estaban hospedando con esa familia y todas de México: 3 de natación, incluyéndome a mí, y una de tenis. La familia era increíble, nos “adoptaron” y nos trataron como si fuéramos sus hijas. Nos llevaron el sábado a centros comerciales y a playas; el domingo nos llevaron por todos Los Ángeles y al regresar fuimos a la ceremonia de inauguración. La ceremonia de inauguración fue el lugar donde comenzamos a conocer a personas de distintos lugares y donde intercambiábamos cosas. Ya en esa ceremonia, se encontraban 2,400 atletas, 500 entrenadores y varias personas más; él lugar estaba enorme. Ya después regresamos a nuestras casas y ya el día siguiente comenzarían las competencias. Las competencias de natación eran desde las 7:30 a.m. hasta las 12 o 1 de la tarde, después teníamos actividades. Desde ese momento había creado mi grupo de amigas de alrededor del mundo y pasaba el día con ellas y hablábamos de todo, se volvieron como mis hermanas. Aparte de las amistades, las competencias eran igual de importantes. Quiero reconocer y agradecer a mis cinco compañeras de natación que fueron, todas las niñas bajamos tiempos y nos fue muy bien. Aunque a todas nos fue de maravilla y no lo podría negar, aunque quería, las niñas que ganaron medalla de bronce, como Shulamit Sacal, y de plata, como Nurit Pesel; también tuve el honor de ganar una medalla de oro.
Durante las competencias había relevos donde se mezclaban 4 distintas niñas del mundo y en mis relevos nos fue de maravilla y si pudiera de nuevo, felicitarlas y agradecerlas en persona.
Las redes sociales me ayudaron en gran parte a seguir en contacto con todas aquellas personas que conocí. Mantengo el contacto con mi nuevo grupo de amigas que las extraño más de lo que pensaba.

Cada día teníamos una actividad distinta con todos los atletas; un día era en “Boomers”, otro era en Long Beach, etc. Cada día te puedo contar una anécdota, pero nunca acabaría. Me encantaría poder regresar, y ya estoy muy ansiosa por las Maccabiadas de 2019 que serán en México. De saber que conoceré a más personas y volverme su amiga.

Y si me pedirían describir en una palabra esta experiencia sería: extraordinario.

Con información de Isaac Ajzen
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications