• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Mientras se inauguran los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, Jabad compite por los judíos internacionales

09.02.2018 11:15  | 

Itongadol.- Cuando la ceremonia inaugural da comienzo a los tan esperados XXIII Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang, Corea del Sur, el rabino Osher Litzman espera con ansias una casa llena para Shabat.

Este fin de semana marca el primer Shabat de los Juegos Olímpicos de Invierno, habrá tres en todo el evento de 17 días, y Litzman y su equipo de voluntarios están listos para ello.

Litzman es el jefe de Chabad-Lubavitch de Corea del Sur, ubicado en la capital de Seúl. En una llamada telefónica desde Corea del Sur, contó: "Esperamos que mucha gente venga y se una a nosotros el viernes durante toda la noche".

Detalló que los visitantes olímpicos judíos provienen principalmente de los EEUU, mientras que otros provienen de Europa. "Las cifras están creciendo. También daremos muchos rollos de jalá a las personas para que puedan celebrar Shabat. Tenemos miles listos".

Pero la sorpresa es que no solo habrá jalá, también habrá filacterias, clases de Torá y café gratis para los visitantes.

Corea del Sur ha sido sede de los Juegos Olímpicos de verano anteriormente, en 1988, en Seúl, pero nunca de los Juegos Olímpicos de Invierno, hasta ahora. Casi 3 mil atletas que representan a 90 países competirán en los Juegos de Invierno este año, y algunos deportes incluso comienzan antes de la ceremonia de apertura, como curling, saltos de esquí, patinaje artístico y esquí de estilo libre.

Una cosa que se desarrolló entre los Juegos de Seúl y los Juegos de PyeongChang es la presencia de una comunidad judía organizada en Corea del Sur, según Litzman. Esta comunidad se creó en 2008, cuando Litzman y su esposa, Mussy, llegaron a Seúl para crear Chabad Corea, y lo que él llama la primera sinagoga del país.

Jabad es un movimiento jasídico fundado en el siglo XVIII que en los últimos años se centró en el alcance internacional. El rabino Litzman llegó a Corea del Sur desde Israel, donde nació y se crió en Kiryat Malakhi. "Fue un poco un cambio estar allí desde Israel, un estilo de vida y una atmósfera diferente, en mi caso, pero en general, cuando recibes una llamada en la vida, en realidad no importa dónde estés son, trabajas para que esto ocurra", resaltó.

"Hoy tenemos una tienda de comestibles kosher y un restaurante, y algunos de nuestros programas distintivos incluyen Shabat comunitario y comidas festivas, especialmente los seders de Pascua, que pueden atraer a más de 100 invitados. También dirigimos una escuela hebrea para los hijos de los expatriados", subrayó.

En la actualidad hay unos pocos cientos de judíos viviendo en Corea del Sur, así como miles de turistas judíos y empresarios que visitan anualmente. Ahora Litzman le da la bienvenida a los visitantes judíos adicionales que vienen a los Juegos Olímpicos.

"Tenemos un equipo de voluntarios, cada uno con un dominio de múltiples idiomas, para ayudar con nuestra programación adicional debido a la afluencia esperada de judíos", explicó.

"Estamos abriendo un centro temporal adicional, estratégicamente ubicado en PyeongChang; los seminarios diarios de la Torá -que abarcan desde la porción semanal de la Torá hasta el estudio profundo del Talmud- explorarán el mensaje judío detrás del deporte y el significado de la competencia", añadió.

"Organizaremos colectivamente comidas de Shabat para casi miles de invitados durante los tres viernes por la noche de los Juegos, y nuestro restaurante kosher emergente está equipado para preparar comidas kosher preempaquetadas para la gente en el camino", contó orgulloso.

Litzman ve conexiones entre el judaísmo, los deportes y la competencia: "El judaísmo dice que debemos hacer todo lo posible en cualquier área: estudiar, conectarnos con Dios, o ser un buen miembro de la familia, esposo o padre, sea lo que sea".

Si bien los Juegos Olímpicos representan una atmósfera de diversión y emoción, no son inmunes a las disputas geopolíticas. Los Juegos de este año se llevan a cabo en medio de tensiones de décadas entre la Corea del Norte comunista y la Corea del Sur democrática, que se remonta a la Guerra Fría y continúa hasta hoy. Sin embargo, las Olimpiadas parecen haber reunido a los dos países de alguna manera. Por ejemplo, desplegarán un equipo combinado de hockey sobre hielo femenino.

Sobre el deshielo en las tensiones, Litzman destacó: "Parece que llega el moshiach [el Mesías]. Habrá paz. Se extenderá no solo a los Juegos, sino también al resto del tiempo. Es uno de los signos. Cuando haces las paces, por la razón que sea, es algo bueno".
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications