• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Tras 8 décadas, cierra el “Carnegie Deli” de Nueva York, pieza fundamental de la cultura judía estadounidense

27.12.2016 18:38  | 

 Itongadol.- El Carnegie Deli, una de las delicatessen más famosas de Nueva York cortará su último sándwich esta semana tras una larga lucha. Las porciones sobredimensionadas y la actitud exagerada lo convirtieron en una experiencia esencial en Nueva York y una pieza importante de la cultura judía estadounidense

El Carnegie Deli abrió sus puertas en 1937 en la Séptima Avenida, frente al Carnegie Hall, pero no se hizo conocido hasta décadas más tarde. "La gente ama tanto mi pastrami, es como un ser humano", dice la dueña Marian Harper.

En los últimos meses, la lucha del Carnegie Deli fue constante. Se cerró durante 10 meses luego de que los trabajadores reportaran una fuga de gas y un tribunal ordenó al restaurante pagar a sus empleados más de $ 2 millones en salarios atrasados. "Es abrumador para mí".

Harper heredó el Carnegie Deli de su padre, Milton Parker, que se hizo cargo del restaurante con su pareja Leo Steiner en 1976. En aquel entonces, el Carnegie era sólo otro deli en el distrito de los teatros. Alcanzó la fama cuando un revisor de The New York Times enumeró su pastrami entre los mejores de la ciudad. Desde entonces, dice Harper, ha sido difícil para los clientes conseguir una mesa.

"Ellos saben venir aquí con hambre. Aman las porciones grandes a los que mi papá llamó ´sandwiches gigantescos´", explica Harper.

"El Carnegie es realmente el deli judío de Nueva York", dice Ted Merwin, profesor de historia en el Colegio Dickinson, y el autor de Pastrami en Rye: Una historia de Overstuffed Deli judío. "Es un símbolo de lo que llamo el ethos del exceso". Merwin dice que restaurantes como el Carnegie Deli y su antiguo rival, Stage Deli, jugaron un papel importante en la cultura judía estadounidense. Para los judíos, una parte importante de su devenir estadounidense era poder comer en delis que se encontraban en y alrededor del distrito de los teatros. "Así que la cultura de la celebridad era algo en lo que participaban muy ávidamente", manifiesta.

Las paredes del Carnegie Deli aún están llenas de fotos de estrellas de Broadway. Y la mayoría de los clientes son principalmente turistas, hambrientos de una experiencia nostálgica de Nueva York.

"Es otra parte de Nueva York que se va para siempre", dice John Sinnott, que estaba cenando con su esposa y sus dos hijos. La familia vive en el valle de Hudson y visita la ciudad de Nueva York cada año durante la temporada de vacaciones. Sinnott dice que es una tradición familiar anual ver el árbol de Navidad en el Rockefeller Center y detenerse en el Carnegie Deli para almorzar.


"Estoy en esa edad en la que quiero disfrutar de mi vida, y quiero hacer ciertas cosas. Y todas las cosas buenas deben llegar a su fin", explica Harper.

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications